El concejal radical y panadero de oficio, Dino Ortiz Melgratti, explicó que junto al intendente de Resistencia avanzaron en una agenda de trabajo coordinado para regularizar los puntos de producción que funcionan de manera ilegal.

 

La competencia desleal e ilegal que sufre en la actualidad el sector industrial panadero preocupa al sector, más en tiempo de emergencia sanitaria. Esto motivó que los representantes de la actividad tengan que recurrir a las autoridades municipales para intentar evitar la comercialización de productos panificados en la vía pública y locales no habilitados, sin cumplimentar los requerimientos bromatológicos vigentes.

En comunicación telefónica con Radio Provincia, el concejal de Resistencia, Dino Ortiz Melgratti, brindó detalles de la reunión que mantuvo junto al intendente Gustavo Martínez y representantes del sector industrial panadero para acordar un trabajo conjunto para combatir la actividad de centros de producción de panificados ilegales. Así, manifestó que para poder habilitar una panadería uno necesita inscribirse en AFIP, en la ATP, tributar en Industria y Comercio, así como afrontar el pago de servicios de manera legal y hacer frente a los aportes patronales del personal en blanco que son elevados y “no se puede competir con aquel que vende productos desde su vivienda y enganchado de la luz”.

“Hoy entendemos más que nunca que todos estamos en una situación difícil y debemos trabajar, pero la realidad indica que las presiones fiscales y exigencias para aquellos que se encuentran en regla son muchas”, agregó el edil capitalino.

El concejal radical informó que un censo que había realizado el Centro de Industriales Panaderos del Chaco se pudo comprobar que en Resistencia existen cerca de 300 puntos de producción de productos panificados, de los cuáles el 10% no estaban inscriptos en el Municipio. Para Melgratti esta situación empeoró durante la pandemia, aumentando la cantidad de puntos de producción ilegales que provocan un daño irreparable a los comercios habilitados y que cumplen con todas las normativas vigentes. “Por esta crisis cuesta mantener la infraestructura y las máquinas, por lo que los panaderos tenemos que defender nuestra actividad y más cuando se hacen las cosas conformes con la ley”, aseveró.

“Buscamos regularizar la situación”

El concejal Dino Ortiz aseguró que el objetivo del Centro de Panaderos Industriales y del Municipio de Resistencia no es “dejar sin trabajo a alguien”, sino avanzar en un esquema de trabajo conjunto para que aquellas personas que llevan adelante la actividad de manera ilegal puedan regularizar su situación y comenzar a trabajar como el resto de los empresarios del sector. “De esta manera la competencia no va a ser tan desleal y todos tendremos las mismas oportunidades de crecimiento, tributando además para realizar nuestro aporte para la comunidad”, expresó el legislador que también viene de familia de panaderos.

Para esto, desde el Concejo de Resistencia se abordará también una agenda legislativa para mejorar las herramientas disponibles y realzar nuevos aportes para que la actividad esté bien regulada y con controles certeros. “Hay que reformular los criterios de inspección para que no queden dudas de nada y no haya mal entendidos a la hora de los controles de rutina en las distintas panaderías habilitadas”, resaltó.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here