Según datos del Comité de Seguimiento de la provincia, bajó el promedio de contagios diarios, subió la tasa de duplicación de casos y el indicador de propagación se ubicó en 0,98. La tasa de letalidad se ubica en el 3,6% y los recuperados alcanzan el 87%.

En medio de la Desescalda de la cuarentena y con la provincia transitando hacia una “nueva normalidad”, los principales indicadores de monitoero de la evolución de la pandemia de coronavirus en el Chaco mostraron una mejora en la semana 28. La misma, se desarrolló del 13 al 19 de septiembre.
Según el informe del Comité de Monitoreo al que tuvo acceso esta Agencia FOCO, el área metropolitana mostró una trayectoria “declinante” que se hace más marcada en Resistencia, Fontana y Puerto Vilelas. En cambio, el aglomerado de Barranqueras “tuvo una dinámica de crecimiento” durante la semana, pero al final logró estabilizarse “todavía en valores elevados”.
En el interior los principales brotes de la semana anterior evolucionan “favorablemente”, según el informe, sobre todo Villa Ángela y General Pinedo. La situación en la ciudad de Sáenz Peña “no presentó mejorías en la semana” y su trayectoria es “ascendente”, constituyendo “el lugar más crítico del interior de la provincia”, según los registros locales.
PRINCIPALES INDICADORES

La cantidad de casos diarios promedio por semana disminuyó en la provincia ubicándose en 98,7 luego de haber alcanzado los 104,1 la semana anterior.
En tanto, el tiempo de duplicación subió a 48,4. Este indicador estima cuánto tiempo le llevará a la provincia duplicar su número de casos. Si la velocidad de aparición de casos aumenta, el tiempo de duplicación será más bajo; es decir, será menor el tiempo necesario para tener el doble de casos.
En tanto, la tasa de contagio descendió a 1,4%. El incremento de la velocidad de contagio observado en la semana 14 alcanzando un valor de 3,2% promedio diario, derivó en las medidas de restricción total con el objetivo de evitar un incremento exponencial del total de casos acumulados. El descenso de la tasa de contagio se evidenció a partir de la semana 17, en la cual tomó un valor de 2,6%.

La semana 18 el descenso se hizo más marcado, registrando un valor de 1,7% promedio diario. En la semana 28, el promedio diario de la tasa de contagio es de 1,4%.
Asimismo, el indicador de propagación secundaria (R0) traspasa el umbral de la unidad, ubicándose en 0,98. Esta es una valiosa métrica para evaluar la amenaza actual: representa un brote epidémico; es el número de reproducción dependiente del tiempo (Rt). Es decir, el número esperado de casos secundarios causados por cada infectado individual representado como una función del tiempo. Este número de reproducción dependiente del tiempo, Rt, es un importante parámetro para evaluar si los esfuerzos de control actuales son efectivos o si se requieren intervenciones adicionales. Si el valor de Rt está y permanece en el tiempo por debajo de uno, el brote se extinguirá. Sin embargo, mientras el Rt es mayor que uno, un brote sostenido es probable.
Finalmente, el informe establece que la letalidad disminuye por sexta semana consecutiva, registrando 3,6% de promedio diario durante la última semana.
A la vez, aumenta la proporción de recuperados llegando al 87% y se mantiene estable la utilización de unidades de terapia intensiva en torno al 13%.


 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here