La Ciudad de Resistencia, a través de la Dirección General de Bromatología y en el marco de uno de sus frecuentes operativos de verificación de las condiciones de higiene y seguridad de los productos de consumo de la ciudadanía, decomisó y destruyó 10.020 docenas de huevos blancos y de color, en un depósito alimenticio ubicado en Victorio Pereyra 275.

El procedimiento coordinado por la directora Georgina Schmid y la jefa del Departamento, Alicia Franco, se debió a la constatación de falta de documentación sobre la fecha de producción y procedencia.

En este sentido, el inspector, Andrés Sambrano de la Dirección de Bromatología, detalló que la decisión de destruir la mercadería fue concretada porque “no tenían forma de corroborar la fecha de producción ni procedencia de la mercancía” y agregó: “Había dudas de la aptitud del producto”.

Finalmente, se refirió a las situaciones particulares ante la destrucción: “Tanta cantidad de productos secuestrados y en tiempos de pandemia, hace que la gente reaccione mal, nos insultan y en muchas ocasiones, nos levantan la voz”. No obstante, ratificó que la actitud agresiva ante una medida sanitaria “corresponde a otra convencional por falta de respeto a la autoridad sanitaria”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here