La suba se ubica entre 20 y 25 puntos sobre la inflación estimada para este año. En tanto, se está registrando una recuperación del sector inmobiliario, ya que hay demanda de alquiler de locales comerciales.
La fuerte crisis económica profundizada por la pandemia de coronavirus, impactó fuertemente en todos los actores que intervienen en el sector inmobiliario.
En el caso de los inquilinos sufrieron un aumento de los montos de alquiler de un 57% en lo que va del año, casi 25 puntos porcentuales por encima de la inflación esperada.
En tanto, el mercado de compra venta registra 29 meses consecutivos de baja interanual con una caída del 50% en lo que va del año, pero en este último segmento la demanda comenzó a recuperarse, sobre todo para alquileres de locales comerciales y compraventa de terrenos para construcción, según informó este miércoles el diario Página 12.
En noviembre, alquilar un departamento de dos ambientes en la Ciudad de Buenos Aires costaba $29.805 pesos por mes, 3,1% más que en octubre, mientras que la inflación acumulada a octubre alcanza el 26,9%.
El barrio más caro es Puerto Madero con un precio medio de $62.200 por mes, y Constitución es el más económico, en un promedio de $25 mil por mes, de acuerdo al relevamiento mensual que realiza el portal Zonaprop.
Si bien en junio de este año se aprobó la Ley de alquileres, que protege al inquilino de los abusos de las inmobiliarias en varios artículos, trajo fuertes consecuencias como: aumentos de precios y fechas falsas en los contratos de alquiler para continuar con aumentos semestrales que la ley prohíbe. A partir de la sanción de la ley, el salto real de precio, descontada la inflación, entre junio y octubre de 2020, se ubicó en 17,7%.
“No hay política de regulación de la renta. La ley es un comienzo y el decreto es un paso importante pero falta que el Estado controle y se meta en la mediación entre aquellos que necesitan y aquellos que están haciendo un negocio con la vivienda. Hoy no hay un organismo del Estado que controle la ley”, declaró Gervasio Muñoz, presidente de la Federación de Inquilinos en declaraciones radiales.
Pero con la flexibilización de la cuarentena, de a poco se va reactivando la actividad económica y se va recuperando el sector inmobiliario, y esto profundiza las dificultades para los inquilinos: la dolarización de contratos, que es inherente en el mercado de compra venta, se está trasladando al mercado de alquileres, sobre todo de comercios y viviendas en los barrios más caros de la Ciudad.
Uno de cada cinco inmuebles publicados en la plataforma Mercado Libre Inmuebles están en moneda extranjera, un 25% más que hace un año. Ante esto, la Federación de Inquilinos presentó un proyecto de ley que propone incorporar a la ley vigente un artículo para anular todos los contratos de alquiler que no se establezcan en la moneda de curso legal.
En contraparte desde el Observatorio Inmobiliario de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi) que elabora mes a mes un informe en base a la opinión de más de tres mil operadores y agentes de todo el país, destacó la reactivación en dos segmentos: alquileres de locales comerciales y una fuerte demanda en lotes para la construcción.
Alejandro Ginevra, presidente de la Cámara puntualizó que “se está reactivando a buen ritmo el pedido y ya se están alquilando los inmuebles que habían quedado desocupados durante la pandemia por el cierre de de locales comerciales”.
El 82% de los consultados dijo haber concretado una operación de locación de este tipo durante el mes de octubre. En cuanto a la demanda de terrenos para construir el 38% de los compradores indicó que realizó la compra aprovechando la caída del costo en dólares para la construcción, y un 33% por el bajo valor de la mano de obra. El costo de construcción aun medido en dólares se mantiene 53% por debajo del nivel de abril 2018, según informó Zonaprop.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here