La ciudad de Resistencia, junto con el gobierno de la provincia, realizó un operativo coordinado por Secretaría de Gobierno y las Subsecretarías de Tránsito y Fiscalización, donde 21 autos terminaron en el corralón municipal por alcoholemia positiva. Además, varios eventos fueron suspendidos por ruidos molestos.

Éstas acciones, se efectúan para lograr un mayor control durante los horarios fijados para reducir la circulación según el decreto provincial, que establece medidas sanitarias para disminuir los casos de Covid 19.

ALCOHOLEMIA

Este domingo por la madrugada, en un operativo móvil, fueron detectados 22 conductores con alcoholemia positiva, uno de ellos se dio a la fuga dejando toda su documentación, se confeccionaron las actas correspondientes y los vehículos fueron derivados al depósito municipal.

Cabe aclarar que, los dispositivos de control comenzaron el viernes a la madrugada, y a la fecha sumaron un total de 36 vehículos secuestrados.

INSPECCIÓN GENERAL Y BROMATOLOGÍA

Las recorridas realizadas por Inspección General y Bromatología, tuvieron el objetivo de evitar la aglomeración de personas en locales comerciales, kioscos y bares. Los controles se centralizaron en la verificación de los permisos y habilitación municipal, uso correcto de los elementos de protección y desinfección, el distanciamiento adecuado, el número de personas y el respeto al horario de cierre. Debido a ésto, el bar “Boss” nuevamente fue multado por falta de habilitación.

CONTROL ACÚSTICO AMBIENTAL

Por otra parte, personal de Ruidos Molestos hizo lo propio en sus diferentes recorridos, atendiendo denuncias de los vecinos y realizando actas de constatación en domicilios que fueron verificados con exceso de volumen.

Se atendió entre el jueves y domingo 50 denuncias de las cuales 30 fueron suspendidas, el resto sólo se trató de reuniones familiares que se ajustaban a los protocolos y no superaban la cantidad de personas.

En av. Vélez Sarsfield y Asunción, se desarticuló otra fiesta clandestina con más de 100 personas, además había sonido, luces y menores con bebidas alcohólicas.

En Santiago del Estero 1531, se pudo detectar una fiesta familiar con equipos de sonido y se procedió a la suspensión del evento. Lo mismo sucedió en Coronel Falcón al 4.500, dónde se llevaba a cabo una fiesta familiar con cantante acústico.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here