El equipo de Russo cortó la racha en los mano a mano ante el equipo de Gallardo. Tras igualar 1-1 en los 90, se impuso en la definición desde los 12 pasos. Ahora jugará la semi ante Racing.

Boca eliminó a River. La realidad, la historia, dirá que lo hizo, que lo logró, que la sexta fue la vencida, que por fin dejó afuera a un equipo de Gallardo de una instancia mano a mano. Que necesitó de los penales (fue 4 a 2 tras el 1 a 1 en los 90), que no jugó bien, que regaló la ventaja futbolística que tenía en los papeles por los casos de Covid en su rival y que había sacado en los hechos con el gol tempranero de Tevez. Pero está en semifinales de la Copa de la Liga (lo espera Racing). Y va por otro título local, por el Tri, una vez más, corriendo de ese camino a su viejo karma.

Boca eliminó a River. La realidad, la historia, dirá que lo hizo, que lo logró, que la sexta fue la vencida, que por fin dejó afuera a un equipo de Gallardo de una instancia mano a mano. Que necesitó de los penales (fue 4 a 2 tras el 1 a 1 en los 90), que no jugó bien, que regaló la ventaja futbolística que tenía en los papeles por los casos de Covid en su rival y que había sacado en los hechos con el gol tempranero de Tevez. Pero está en semifinales de la Copa de la Liga (lo espera Racing). Y va por otro título local, por el Tri, una vez más, corriendo de ese camino a su viejo karma.

 

Puede parecer extraño decir que Boca ganó pero que River se lleva las mejores sensaciones. Pero algo de eso hay. Un arquerito que ni siquiera tuvo su debut en Reserva y que ya fue figura en Primera negándole tres goles a una estrella como Tevez, un rendimiento a la altura de Maidana y sobre todo de Martínez, el oficio interminable de Ponzio, el olfato de Álvarez para meter esa cabeza en el 1-1, la sensación de que un equipo de Gallardo nunca te va a dejar a pie, siempre te va a dar un motivo para sentir orgullo, para golpearte el pecho.

Pasó Boca. River se queda afuera. No da lo mismo. Claro que no. Desde que Riquelme asumió la conducción del fútbol del club que Boca parece haber cambiado su aura superclásica. Y ahora, aunque sea en los penales, lo confirmó. Más allá del no festejo del final, va por su tercer titulo local sobre tres jugados. Y eso sí que no es poco…

FUENTE: OLÉ

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here