La mayoría de las víctimas se registró en el oeste de europa, mientras que también se produjeron dramáticas situaciones en Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Suiza.

 

PARÍS.– Por lo menos 126 personas murieron y cerca de 1300 desaparecieron en Alemania y otros países europeos en las peores inundaciones registradas en décadas. La incesante lluvia que cae en Europa occidental desde hace días -y que debería continuar- desbordando ríos que devastan todo a su paso, también provocó dramáticas situaciones en Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Suiza.

Alemania paga, sin embargo, el mayor costo de los actuales diluvios, con por lo menos 108 muertos. Un balance que debería aumentar en las próximas horas debido al gran número de desaparecidos y a un gigantesco deslizamiento de tierra cerca de la ciudad de Colonia.

“EL DESASTRE ES MUY SUPERIOR AL DE 2001”: LA ANGUSTIA DE UNA FAMILIA ARGENTINA ATRAPADA EN EL CAOS DE SUDÁFRICA

“Temo que recién veamos la magnitud de la catástrofe en los próximos días”, reconoció la canciller alemana, Angela Merkel, que estaba ayer en Washington en visita oficial.

Los mayores daños se registraron en el oeste del país. En Renania-Palatinado el número de muertos pasó este viernes de 28 a 50, aunque el número de desaparecidos elevará sin duda esa luctuosa cifra. Cerca de Colonia, en la comuna de Erftstadt, la situación era similar.

“Las casas fueron arrasadas por el agua. Muchas se desmoronaron”, afirmó en un tuit la comunidad de comunas de esa ciudad. Las imágenes de la zona difundidas por las autoridades muestran un vasto cráter en el cual caen masas de tierra, agua marrón y despojos de todo tipo.

En Renania-Palatinado las autoridades siguen sin noticias de unas 1.300 personas en Ahrweiler, el cantón más afectado.

“Cuando unas 60 personas no han dado signos de vida desde hace más de un día, se puede temer lo peor”, declaró el ministro del Interior de ese Land, Roger Lewentz, quien no obstante sigue esperando que solo se trate de averías en el sistema de comunicaciones.

Y la situación podría empeorar en las próximas horas, pues los especialistas anuncian la continuación de las lluvias en el oeste alemán, mientras el nivel del Rin y de varios de sus afluentes sube peligrosamente.

Las lluvias torrenciales desbordaron ríos, arrancaron árboles, inundaron rutas y derrumbaron casas. El gobierno movilizó cerca de mil soldados para ayudar en las operaciones de socorro y la remoción de escombros en ciudades y pueblos. Todos ellos muestran el mismo espectáculo de desolación. Este viernes, numerosas comunas seguían aisladas del mundo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here