El gobernador Jorge Capitanich, junto al ministro del Interior, Eduardo de Pedro, su par de Formosa, Gildo Insfrán, y el diputado Lucas Romero Spinelli de Misiones, mantuvieron una reunión esta mañana con autoridades de Microsoft y lograron un acuerdo para proveer conectividad en zonas rurales y fomentar el desarrollo de activos digitales por servicios ecosistémicos.

Por parte de la compañía participaron los ejecutivos Vickie Robinson, gerente General del Microsoft Airband Initiative, y Germán Otalora, director para América Latina. Luego de la reunión, el mandatario comentó que plantearon un acuerdo con estas personalidades de la multinacional con el fin de “promocionar la conectividad en zonas rurales, como contraparte a las empresas de cada una de las provincias para el desarrollo de conectividad, energía y provisión de agua“. “Eso significa potenciar los programas que ya tenemos más lo que aportaría Microsoft en términos de conectividad”, agregó.

Los ejecutivos de Microsoft Airband se mostraron entusiasmados, y presentaron a la comitiva la iniciativa que busca ayudar a pequeñas comunidades a transformarse digitalmente en las áreas de atención médica, agricultura, educación y habilitación de empresas. A modo de ejemplo compartieron el trabajo del proyecto NANUM Mujeres Conectadas, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Lab, ejecutado en Argentina por la Fundación Avina, la Fundación Gran Chaco, ACDI, SolRural, Coopsol y Alimentaris.

Esta alianza surge del encuentro de las iniciativas Gran Chaco Nanum Village para la conectividad y alfabetización digital y Gran Chaco Proadapt, orientada al fortalecimiento de la capacidad de adaptación y resiliencia de las comunidades de esta región.

Por otro lado, Capitanich adelantó que se propuso a la empresa formar parte como inversora en la iniciativa Eco token. “Esto busca la monetización de los servicios ecosistémicos ambientales, que van a tener auditoría ambiental y social con impacto para el desarrollo de nuestras comunidades”, explicó el gobernador.

Se trata de un activo financiero digital que permitirá generar recursos a través de pagos en compensación por los servicios ecosistémicos que la provincia ofrece al mundo. El proyecto se basa en la tokenización y el uso de la tecnología blockchain para la valorización de los servicios ecosistémicos a través de un modelo de negocio innovador que promoverá la alineación de los flujos financieros con las inversiones para el desarrollo sostenible.

Consiste en una herramienta financiera que propone una forma innovadora y transparente de invertir y ahorrar mientras se promueve la protección del ambiente y el desarrollo sostenible. Cada token, representará el valor económico generado por una determinada parcela, creando un criptoactivo único e irrepetible que podrá ser adquirido por inversores o ahorristas.

“Las comunidades que más protegen el ambiente son las más pobres justamente porque no reciben una compensación directa. Entonces lo que estamos proponiendo es que las grandes corporaciones como Microsoft, en vez de hacer alianzas parciales, hagan una alianza total con los gobiernos para resolver parte de los problemas del ambiente”, sostuvo Capitanich.